miércoles, 31 de octubre de 2007

ROAD TO THE OSCARS (3): La oleada prenavideña llega a los cines



Después de anunciarlo durante tanto tiempo, llega por fin a nuestras pantallas la primera de las oleadas de películas oscarizables que están por llegar este año.

Aprovechando las fiestas, las salas españolas se han decidido a programar algunas de las primeras candidatas firmes a premio o que, sencillamente, darán que hablar por las estrellonas de su reparto o por lo dispar de sus propuestas. Una vez que las veamos se irán comentando más en profundidad, pero vamos a hacer un breve repaso en este el día de su estreno.

La primera será una de las películas que más ha dado que hablar desde su estreno en EE.UU. y no sólo por lo obscenamente largo de su título, El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford. La adaptación a la pantalla de los últimos días del forajido Jesse James levantó ampollas ya desde su ‘premiere’ en Venecia en la que gustaron más bien poco su dudosa moral y el barroquismo exacerbado de su director, el neozelandés Andrew Dominik. Para empezar la película dura casi 3 horas, lo que dio pie a los críticos de Venecia a hacer chistes dándole las gracias a Robert Ford por haber matado joven a James. Sin embargo y como pasa siempre, desde que llegase a los cines americanos ha aparecido un grupo importante de críticos que, aprovechando la carrera hacia los Oscars, se han lanzado a reivindicar su vena iconoclasta y a su protagonista, Brad Pitt –aunque ganó la Copa Volpi en Venecia, es un secreto a voces que él mismo intentó impedir el lanzamiento por el tufillo a batacazo monumental que traía-. Aunque es una historia que ha fomentado tantas alabanzas como odios viscerales, sí que se coincide en destacar al que será uno de los rostros de la temporada, el menor de los Affleck, Casey, que interpreta al cobarde Robert Ford. Además, siendo una propuesta tan exagerada en medios, se cuenta con que Roger Deakins, el habitual director de fotografía de los Coen y reemplazo de Conrad L. Hall en la filmografía de Sam Mendes, parta como uno de los favoritos en su categoría. Ya en menor medida también Nick Cave, responsable de la banda sonora y que hace un cameo en la película, añade su presencia a la lista de futuribles. Habrá que verla para decidir si se está con los adoradores o nos unimos al linchamiento.



Seguimos con el debut de Ben Affleck en la dirección, Gone, baby, gone. Basada como Mystic River en un relato del turbulento Dennis Lehane, Gone, baby, gone, cuenta la historia de dos detectives encargados de investigar la desaparición de una niña en un suburbio de Boston. Como ya ocurriera en el relato adaptado por Clint Eastwood, la desaparición no es más que una mera excusa argumental para analizar los miedos, anhelos y miserias humanas de una sociedad decadente y llena de aristas. Más allá de la polémica que se despertó por la coincidencia con el ‘caso Madeleine’ –no sólo la niña tiene un gran parecido, sino que se llama Madeline y su personaje se apellida McCready-, Gone, baby, gone ya se ha metido en el ‘top’ de la IMDb de películas de la historia. Los principales responsables de tan meteórica ascensión han sido los Affleck: Ben, el mayor, como responsable de dirigir y, sobre todo, de adaptar la novela, y en una nueva aparición estelar, Casey, el pequeño, por dar vida al detective Patrick Kenzie. Junto a Casey Affleck completan el reparto Ed Harris, Morgan Freeman, ese fetiche en potencia que es Michelle Monaghan y Amy Ryan, actriz salida de la cantera de Broadway y de la televisión por cable, que también empieza a sonar como premiable. Así que, recapitulando, tenemos un posible ‘dark horse’ en las categorías de película y dirección –ya hay muchos nombres gordos como para considerarla candidata en firme-, una candidatura bastante más seria para el pequeño Affleck como actor principal, que se podría sumar a una de reparto por El asesinato de Jesse James..., y una batería de actores de reparto que, si consiguen repercusión suficiente y no se anulan entre ellos 'a la Infiltrados', podrían contar también en las listas. Caso aparte es el del guión adaptado que, aún siendo una nominación más que posible, vuelve este año a ser una de las categorías elitistas, con historias basadas en autores tan reverenciados e inabarcables como Ian McEwan (Expiación), Cormac McCarthy (No country for old men), Upton Sinclair (There will be blood) o Alice Munro (Away from her).



Cambiamos totalmente de tercio con la que, a día de hoy, es una de las candidatas de más peso en su categoría -en un doble salto mortal es la preseleccionada francesa de este año-: Persepolis. Dirigida a cuatro manos por los dibujantes de comic Vincent Paronnaud y Marjane Satrapi, está basada en la novela gráfica de la que que Satrapi es autora y “protagonista”. Casi más que su argumento –la huida de su país de una joven iraní y el posterior choque con la civilización occidental- lo que cabe destacar es su adaptación casi literal como película de animación en contundente blanco y negro, muy característico de la novela gráfica reciente. La duda que ha surgido y que anda corroyendo a buena parte de los especialistas de los Oscars es si Persepolis podrá participar a la vez en las categorías de mejor largo de animación y mejor película en lengua no inglesa. Las normativas de ambas categorías son sin duda las más inextricables de los Premios de la Academia y ni un doctor en derecho sería capaz de saber cómo aplicarlas en muchos casos, por lo que el criterio queda en manos del comité de selección. Por otro lado, y volviendo a la película, no podemos dejar de comentar ese gran guiño al cine francés que supone que las encargadas de poner voz a las mujeres de la familia sean también familia: Chiara Mastroianni interpreta a la joven Marjane mientras que a su madre la dobla su propia ídem, Catherine Deneuve y a su abuela la veterana Danielle Darrieux, madre en la ficción de la Deneuve hasta en 5 ocasiones.



Siguiendo con el cine al margen tenemos una de las sorpresas más agradables de la temporada y que más pasiones ha levantado entre los pocos que la han visto, el atípico musical Once. Ganadora del premio del público este año en Sundance, es la visión que del género podría tener, por ejemplo, Michael Winterbottom: un chico y una chica de nombre indeterminado, devotos por la música y que se ganan la vida como pueden se conocen y deciden colaborar juntos mientras, claro está, la historia empieza a ir más allá de lo musical. La idea surgió del director, John Carney que, interesado por el musical clásico, pensó que la mejor manera de traérselo al siglo XXI sin caer en los tópicos -gente cantando por doquier y con excusas banales- sería contar la historia de unos músicos semi-vagabundos cuyas letras, lógicamente, estuviesen basadas en sus propios pensamientos. Así le pidió a su amigo y líder de su ex-banda The Frames, Glen Hansard, que le encontrase una actriz joven que fuera bien para la historia. Ante la negativa de Cillian Murphy de trabajar con la debutante Markéta Irglová, Carney acabó recurriendo de nuevo a Hansard al que le propuso ser su protagonista. Y así llega hasta nosotros una historia pequeña y que es una de las favoritas de los apostadores arriesgados, los ‘no guts, no glory’ que cada año surgen y que si tienen su reflejo en la Academia se convierten en esas sorpresas que animan el anuncio de las nominaciones. Siendo realistas sólo se plantearía como candidata en las categorías de dirección, en la no tan competitiva de guión original –aunque este año todo quedará a la sombra del monstruo de Diablo Cody y su guión para Juno- y, por supuesto, en las musicales, muy probablemente con varias canciones nominadas.



Y ya acabamos con un estreno que se supone ‘mainstream’ y alejado de cualquier reverencia crítica, pero que en EE.UU. se ha convertido en la película de acción de la temporada y hasta el ‘pope’ Roger Ebert, uno de sus más fervientes admiradores, ha dicho que, en comparación con esto, Sin City es un drama intimista. Es Shoot’em Up de Michael Davis, creador de la mítica serie aún por estrenarse en España Deadwood. El tipo con más mala leche del mundo rescata a un bebé, lo que provocará que una misteriosa trama conspirativa les persiga para matarles. En medio de todo esto aparece DQ, una puta a la que nuestro protagonista recurre para que cuide del bebé. El tipo es Clive Owen, ella es Monica Bellucci y el jefe de los siniestros perseguidores es Paul Giamatti. Un reparto bastante atractivo para una historia que se ha definido como “todas las cosas imaginativas e ingeniosas que se puede hacer con una lucha a mano armada” y que ha recibido calificativos de la más diversa índole, a saber, “juerga de acción”, “montón de basura absurda”, “sueño húmedo para los adictos a la acción” y así una larga lista de epítomes a favor y en contra. Al que le apetezca algo de acción, ya sabe.



Así que aquí dejamos la lista de “things to do” que según avance noviembre se irá extendiendo hasta el infinito –agarrémonos, que la semana que viene llega la segunda parte de Elizabeth- y que para enero volverá a explotar. Que ustedes lo pasen bien.

6 comentarios:

Champy dijo...

La mayor inquietud me la has generado por Persepolis.

Creo que la unica. Esperemos más lluvia.

Andunemir dijo...

Pues hoy he ido a ver "Once" y es una joya de película. Ya hablaré más en profundidad en su respectiva entrada.

Champy dijo...

He escuchado muy buenos comentarios sobre el debut en la dirección de Sean Penn, parece que ha hecho una joya... Into the wild.
Viene muy fuerte lo nuevo de Todd Field, I'm not there.
Lust caution de Lee.
No hay que perder de vista estos titulos.

Andunemir dijo...

Hombre, Sean Penn ya tiene una carrera relativamente larga como director. De hecho, tiene títulos muy notables y bastante alejados de las historias habituales, incluyendo su colaboración en el proyecto 11'09"01 que yo creo que es la mejor de todo el conjunto. En cuanto a Into the wild he oído comentarios de lo mejor y de lo peor. En lo único que hay acuerdo por el lado positivo es en la banda sonora de Eddie Vedder.

En cuanto a I'm not there no es de Todd Field, cuya próxima película todavía anda en preproducción, sino de Todd Haynes. Ya comenté algo por ahí abajo cuando se estrenó en Venecia y la Blanchett se llevó la Volpi a mejor actriz. Sí que tiene buena pinta, sí.

nOn dijo...

Que buena onda se respira por estos rumbos... me encanta el cine sobre todo el coreano con Park Chan Wook, japones con Takashi Miike, Tarantino, Lynch, etc etc...
Esas peliculas q mencionas no las he visto pero me dio mucha curiosidad ver "Once" espero no me decepcione como ese link q tienes en tu blog de "SYNTHETIC ROCKS" quienes seran esos tipos hahaah un saludo y gracias por linkearnos !!!

Andunemir dijo...

¿Quiénes serán, sí? Que, por cierto, a ver si me voy organizando que ya hace un taco que no me paso y no he visto qué novedades tenéis de este último par de meses ;-) .

Pues lo dicho, Once es genial. A lo largo de esta semana ya lo comentaré, que ahora se me acumula el trabajo con los festivales, premios y demás :-P .